Un acercamiento al Internet de las Cosas

En los últimos años, se ha innovado con nuevos productos tecnológicos que buscan satisfacer necesidades de clientes y usuarios, y que gracias a sus funcionalidades y servicios se abren paso en el mercado. Dentro de estos productos podemos encontrar por ejemplo zapatillas inteligentes, que recolectan, organizan y miden cierta información que puede ser valiosa para la persona que está haciendo uso de las zapatillas, por ejemplo, tiempo, distancia y calorías consumidas; también podemos encontrar sensores para el jardín, que analizan datos como la temperatura, humedad, luz solar, nivel de fertilizante, entre otros, y que le brindan asistencia al usuario respecto a los cuidados y necesidades de sus plantas; y los Wereables para perros, que son unos dispositivos que se pueden poner en el collar de la mascota y monitorean su comportamiento, calidad de sueño, actividad, e incluso ayudan a detectar algunos signos de enfermedad.

Existen nuevos productos en los cuales se hacen nuevas aplicaciones de tecnología, en los cuales las herramientas de forma autónoma ejecutan actividades rutinarias o especiales, por ejemplo, el cubo de basura inteligente, el cual ayuda a reciclar y además otorga información valiosa sobre el reciclaje y control de residuos, informando sobre los kilos que se generan o si quedan bolsas; O el regulador de luz, con el que se puede regular la intensidad de la luz en el hogar a través de una aplicación o que lo hace de forma autónoma de acuerdo al cumplimiento de diferentes variables.

Básicamente, lo que buscan estos productos es aprovechar datos que se están produciendo, acumulando y analizando cuando un usuario utiliza algún objeto cotidiano, o realiza alguna actividad cotidiana, pero que antes se desaprovechaban ya que no existía herramientas y metodologías útiles para su recolección, organización, medición y aprovechamiento. En consecuencia, el objetivo de estos productos inteligentes que hacen uso de la Internet de las cosas es que a partir de los datos y de la información recolectada los clientes puedan tomar decisiones, por ejemplo, decidir sobre el cuidado de sus mascotas, o decidir correr más por las mañanas, o cambiar sus hábitos de consumo para generar menos basura.

En este orden de ideas, el Internet de las cosas- IoT es conectar objetos cotidianos, cosas, negocios o procesos a la internet, para que estos actúen y comuniquen a través de dispositivos y sensores. Por lo que, estos objetos cotidianos envían información a la nube y permiten la interacción entre el objeto y el usuario, generando nuevos servicios y funcionalidades.

De acuerdo con la Guía con lineamientos generales para el uso de tecnologías emergentes del Ministerio de Tecnologías de la Información y Comunicaciones, el IoT “es el puente entre el mundo físico y el digital. La tecnología habilita una conexión entre cualquier dispositivo al internet, mediante un software y sensores integrados para lograr comunicarse, recopilar e intercambiar datos con mayor facilidad. “

Además, teniendo en cuenta la aplicación del IoT, este puede generar grandes beneficios al aplicarse a mayor escala, como por ejemplo: para controlar el trafico en las ciudades, medir el rendimiento en las empresas, prevención de accidentalidad vial, o permitir el establecimiento de ciudades inteligentes. Es decir, “los gobiernos pueden utilizar IoT en diversos sectores, como: el transporte público, la planificación urbana, la educación, la defensa y el monitoreo del medio ambiente.”

Las ciudades inteligentes son aquellas ciudades que aplican las tecnologías de la información y las comunicaciones para mejorar la calidad de vida y accesibilidad de los ciudadanos al desarrollo sostenible. Esto gracias a plataformas integradas y globales, y al IoT.

De acuerdo con MinTIC, algunos de los beneficios de la IoT en los gobiernos son:

Fuente: https://bit.ly/30bPjUm

En el caso colombiano, la Universidad Autónoma de Occidente en Cali, desarrolló una iniciativa de prevención de la accidentalidad vial, haciendo uso del internet de las cosas y visión inteligente. Por lo que, a partir de la recolección de los datos que se evidenciaban en la ciudad, y como resultado de la investigación, se creó un “sistema de visión computacional que, a través de imágenes capturadas desde cámaras instaladas en la ciudad, analiza el fenómeno de la accidentalidad vial, permitiendo la mejora en la toma de decisiones frente a la reducción de dicha problemática”

En este sentido, la IoT puede traer muchos beneficios ya que permite analizar variables y datos específicos los cuales permitirían a clientes, empresas y gobiernos, tomar decisiones de gran importancia. Sin embargo, existen ciertas barreras que dificultarían la implementación de esta tecnología en Colombia dado que existen barreras sociales, presupuestos con otras prioridades, se requiere personal experto y experiencia. Es un hecho que aún estamos en camino hacia la aplicación de la IoT o cualquier otra tecnología emergente.  

Según MinTIC algunas de estas barreras pueden ser:

Fuente: https://bit.ly/30bPjUm

Ahora bien, es importante tener en cuenta que, en el sentido laboral, aquella organización que opte por adoptar esta tecnología para sus procesos o servicios debe estar en capacidad de hacerlo, considerando el recurso humano, tecnológico, económico y de tiempo.

Referencias: Ministerio de Tecnologías de la Información y Comunicaciones.(s.f).Guía con lineamientos generales para el uso de tecnologías emergentes. Recueprado de : https://bit.ly/30bPjUm

Autora: Paula Navarro Alvarado

Revisión: John Jairo Garzón

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

+ 83 = 91