¿Qué es la IA?

“La inteligencia artificial (IA) es un conjunto de tecnologías que permiten que las computadoras realicen una variedad de funciones avanzadas, incluida la capacidad de ver, comprender y traducir lenguaje hablado y escrito, analizar datos, hacer recomendaciones y mucho más”

https://www.ibm.com/mx-es/topics/artificial-intelligence

La inteligencia artificial – IA es la disciplina que usa la tecnología con el fin de imitar la inteligencia humana, buscando resolver problemas y favorecer a la toma de decisiones. Sin duda, la IA es aplicada en muchas áreas del conocimiento y tambien es la causante de mucha innovación tecnológica, por ende, nuestra ciencia se ha visto afectada de maneras significativas aunque no nos demos cuenta.  

Existen dos tipos de inteligencia artificial, la débil o estrecha, y la robusta. El primero se centra en la ejecución de tareas muy especificas como un chatbot, vehículos autónomos, o Siri. Mientras que el segundo tipo se refiere más a “la forma teórica de IA en la que una máquina tendría una inteligencia igual a la de los humanos; sería autoconsciente y tendría la capacidad de resolver problemas, aprender y planificar para el futuro.”

Subcampos de la inteligencia artificial

Debido a que la IA pretende desarrollar capacidades cognitivas como el análisis, el razonamiento, y como consecuencia el aprendizaje, esta disciplina cuenta con dos subcampos que permitirán que el nivel de inteligencia pueda aumentar, y son: el aprendizaje automático vs el aprendizaje profundo.

La diferencia entre ambos radica en que el machine learning o aprendizaje automático depende más de la intervención humana para poder aprender, esto debido a que los datos que requiere deben estar estructurados. Además, se requiere que el algoritmo sea alimentado y probado en varias ocasiones hasta que este pueda desarrollar un nivel de aprendizaje.

Mientras que el Deep learning o aprendizaje profundo “puede utilizar los conjuntos de datos etiquetados, también conocidos como aprendizaje supervisado, para informar a su algoritmo, pero no requiere necesariamente un conjunto de datos etiquetados. Puede ingerir datos no estructurados en su forma original (como por ejemplo texto o imágenes) y puede determinar automáticamente la jerarquía de características que distinguen diferentes categorías de datos” (IBM, 2023). En consecuencia, no requiere intervención humana para procesar datos, lo que permite escalarlo de maneras más interesantes.

Aplicación de la Inteligencia artificial en la Archivística

AplicaciónDescripción
Categorización automática de documentos•Para los archivistas que deben manejar grandes volúmenes de documentos, la IA puede facilitar su clasificación y organización debido a que analiza gran cantidad de información y de datos automáticamente.
•Tambien puede facilitar la generación automática de metadatos basado en los tipos documentales que analiza.
Análisis de contenido audiovisual•Por medio de la inteligencia artificial se pueden analizar videos e imagenes para extraer información de estos. El identificar y reconocer elementos visuales clave pueden ser utiles para la clasificación de documentos.
•El archivo de radio y televisión Suiza, el archivo de radio y televisión de Colombia, el archivo del Instituto Holandés de Imagen y Sonido entre otros han adelantado procesos investigativos para analizar sus archivos digitales sonoros.
Detección de errores y control de calidadLa IA puede usarse para verificar errores o inconsistencias en el contenido de los documentos, o en su tratamiento tales como errores de ortografía, campos de indexación vacíos o formatos incorrectos. Esto ayuda al personal de documentación a asegurarse de que el tratamiento documental sea preciso y consistente.
Programas de reconocimiento óptico de caracteres-OCR•Gracias a este mecanismo, se puede acelerar el proceso de extracción de datos de los documentos, y reconocer los caracteres que tiene el documento, tanto si es digitalizado como nativo electrónico.
•El OCR se puede utilizar por medio de plantillas con el fin de identificar solo ciertas tipologías documentales, y que reconozca solo determinados campos.

¿La IA reemplazará a los archivistas?

La inteligencia artificial sin duda apoya muchas áreas del conocimiento, como la medicina, la educación, el derecho, la biología, y la archivística no es una excepción. La archivística se ve beneficiada gracias a esta disciplina ya que nos facilita el proceso de análisis en masa de grandes volúmenes de información. Es mas, tambien nos puede ayudar a automatizar tareas repetitivas que podrían desempeñarse mejor con el apoyo de una máquina.

Aunque, existen limitaciones para esta disciplina, a pesar de que nos permita clasificar y organizar los grandes cantidades documentos según criterios predefinidos, no puede tomar decisiones contextuales basadas en el conocimiento experto sobre la organización. Para que la ayuda en la toma de decisiones sea más precisa, se necesita mucho trabajo para que el algoritmo aprenda, y tomará bastante tiempo en desarrollarse.

Ahora bien, en el campo laboral se presentan casos específicos para los que la IA no esta preparada, por ejemplo, el reconocimiento y clasificación de documentos específicos o únicos, como los archivos históricos puede ser un problema para la inteligencia artificial.

Sin embargo, podemos aprovechar las facilidades que brinda la inteligencia artificial y acelerar nuestro trabajo como archivistas. Existen muchas más oportunidades que las presentadas anteriormente, por lo tanto, se puede invertir tiempo e investigación para lograrlo. Por ejemplo, ¿Cómo podemos facilitar la valoración de documentos en un fondo documental acumulado? ¿Cómo acelerar el análisis para la elaboración de Tablas de Retención documental, ¿Podemos crear un algoritmo que favorezca la clasificación de documentos históricos minimizando la intervención humana? ¿De que manera la IA puede apoyar la toma de decisiones para la preservación digital a largo plazo?

En conclusión, podemos apoyarnos en las nuevas tecnologías para innovar en nuestra ciencia y sobre todo enfocarnos en que verdaderamente sea útil a la hora de ejercer nuestra función como archivistas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

77 − = 75